Reforma completa del sistema educativo nacional

La educación debe ser el pilar esencial - para el progreso contínuo del Perú. Durante décadas la Educación en el Perú ha estado limitada por condiciones institucionales que no han fomentado la transparencia, la evaluación docente y de los alumnos. En pocas palabras, no se ha fomentado la calidad de nuestros programas de estudio. Reformar la Educación en el Perú debe ser un paso trascendente para la construcción de una sociedad próspera, justa y competitiva.

Nuestro país es uno de los más desiguales del mundo, desde el punto de vista de la Educación y la distribución del ingreso; lamentablemente, los sistemas educativos en nuestras regiones preservan y refuerzan esa desigualdad. Esta reforma debe romper con ese círculo vicioso, mediante mecanismos de evaluación y calidad.

Hacemos un llamado a nuestros maestros, especialmente a todos aquellos que estén comprometidos con el desarrollo del conocimiento y valores en sus estudiantes, para que asuman con responsabilidad los principales componentes de nuestro proyecto, para que se evalúen y sigan por el camino del aprendizaje contínuo y la capacitación constante, que es lo que el Perú requiere de nuestros educandos, y que es la constante en toda actividad humana.

Los maestros deben mostrar una vez más su generosidad, mística de servicio y ejemplo pedagógico. No más movilizaciones ni paros que reducen la actividad productiva como instrumentos de presión política. No se debe afectar más al derecho humano y constitucional a la Educación de niñas, niños y jóvenes que exigen con razón una Educación de calidad para progresar en la vida. Sí al diálogo a través de los causes constitucionales, sí a reconocer el papel rector del Estado en la Educación, sí al reconocimiento de la importante labor social de los maestros, su generosidad y espíritu de sacrificio.

  • Reforma completa de los programas educativos de primaria y secundaria poniendo énfasis en las ciencias exactas, tecnología informática, ecología y Derecho (educación social y cívica).
  • La educación debe poner énfasis en las necesidades estratégicas de la región del educando.
  • Municipalización de la Educación para el nivel de primaria.
  • Enseñanza de la lengua materna como el quechua o aymara en las regiones en las que se hable.
  • Creación de Centros de Formación Profesional (CFP) en cada Región desde el cuarto año de educación secundaria para la formación de profesionales calificados: instaladores eléctricos, informáticos, albañiles, gasfiteros, cocina y repostería, técnicos textiles y de confección, capataces de minería, agricultores) con títulos a nombre del Estado.
  • Al término de su formación profesional, el egresado del CFP deberá ser capaz de integrarse inmediatamente en el circuito económico de su región.
  • El educando peruano debe tener una formación que le permita ser cabalmente ciudadano de su región, del Perú y del mundo.
  • Uniformización de los programas de enseñanza en las Universidades, públicas y privadas en las áreas del Derecho, la Medicina y la Educación.
  • Es responsabilidad del Estado la creación de los Centros Regionales de Pedagogía (CRP) a fin de formar de manera homogénea el cuerpo profesoral nacional, evitar las disparidades regionales y elevar su nivel pedagógico.
  • Todo aquel que opte por la difícil tarea de Educar a nuestra juventud deberá cursar un año de estudios en los CRP, estudios que serán enteramente asumidos por el Estado.
  • Los CRP darán a los profesores una especialización en el campo de su elección, incluyendo prácticas pagadas en centros educativos nacionales.
  • Creación del Servicio de orientación profesional en cada región para todos los alumnos a partir de tercer año de secundaria.
  • Un mínimo del 10% del presupuesto nacional deberá ser invertido en todos estos proyectos de Educación nacional.